El Puerto de Amberes

Amberes no tiene mar y tiene uno de los puertos más importantes de Europa. Esto que a priori pudiera parecer más el estribillo de una cancioncilla infantil, es una de las realidades más importantes del país y uno de los elementos más destacados de la ciudad. Por ello, su visita se convierte en un recorrido por la Amberes más genuina, la Amberes bañada por el eterno e inmenso río escalda, río que no solo viste a la ciudad si no que también es motor y tráfico fluido de transporte y comercio. Ambos, tanto el transporte como el comercio, además de los beneficios que dejan en la ciudad de Amberes, y por ende en toda Europa, mantienen a ésta en constante viaje por el mundo. Visitar el puerto de Amberes es por lo tanto, poner los pies en una de las primeras líneas del país.

Son muchos los datos (luego tendremos la ocasión de ver alguno de ellos) que nos fijan la importancia del puerto de Amberes, pero sin duda alguna, más será la importancia que nosotros mismos le podremos dar, recorriéndolo y viendo el devenir diario de mercancías, de movimientos y de personas.

A cualquier puerto uno llega, de cualquier puerto uno sale, y el puerto de Amberes no va a ser una excepción a esto: al puerto llegaremos con una ciudad por descubrir, del puerto de Amberes saldremos, conociendo, siquiera un poco, el ritmo y el vivir de esa ciudad por descubrir.

Avisan que zarpa un barco, Buendía Tours se apunta, os subís vosotros?

HISTORIA DEL PUERTO DE AMBERES

El Puerto de Amberes

El puerto de Amberes está entre los más importantes de Europa, junto con el de Róterdam y el de Hamburgo. Por este, además de por otros motivos, hoy sigue funcionando como un auténtico motor de la región. Funciona, realmente, como el motor que fue siempre.

El puerto de Amberes, no siempre estuvo en el lugar en el que hoy se le puede visitar. Hoy se encuentra al norte, entre la propia Amberes y la frontera con Holanda, pero en el siglo XIX se hallaba en la ribera del río. Podemos hacernos una idea exacta de su ubicación reteniendo el hecho que donde antes estaba el puerto, hoy está el famoso Castillo Steen, castillo por cierto que podremos visitar durante nuestra excursión (también tendremos ocasión de hablar de este famoso castillo en otra entrada de nuestra página: www.buendiatours.com/castillo-steen ).

El responsable de la ampliación del puerto de Amberes es Napoleón. Se hará esta ampliación a través del llamado Napoleón Dock. Este Napoleón Dock, es un dique artificial. Las huellas napoleónicas en el puerto de Amberes son aún hoy palpables y no solo nos las recuerda este dique si no también lo hacen los muelles “Bonaparte” y “Willem” (ambos siguen en uso y ambos están cerca del Museum aan de Stroom) y está bien que sea así, pues el general francés, convencido de la importancia estratégica de la ciudad, devuelve al puerto el esplendor perdido. No dejaría ya de reinar el puerto de manera apabullante en el tráfico de mercancías internacional y tal es así que es precisamente este dominio del tráfico marítimo el que hace que se sufra duros bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

En la historia del puerto hay un reciente elemento a destacar: la Nueva Casa del Puerto, antigua estación de autobuses, un proyecto de la arquitecta Zaha Hadid Architects.

PRESENTE DEL PUERTO DE AMBERES

Presente del Puerto de Amberes

El movimiento de contenedores desde la década de los 50, en el caso del puerto de Amberes, no ha hecho sino ir en ascenso. La navegabilidad del río hace que incluso buques y petroleros de grandes dimensiones puedan cargar y descargar sin mayores dificultades. El Río Escalda es, sin duda, uno de los poderoso aliados del puerto y otro, igual de poderoso que éste, es la extensión y el margen de maniobra que presenta. En cifras el puerto de Amberes nos cuenta su importancia:

  • Tiene una superficie de más de 14000 hectáreas. Aproximadamente 7700 hectáreas están en la orilla derecha y 6400 en la izquierda.
  • La longitud total del muelle ronda los 125 kilómetros.
  • Es uno de los puertos que más contenedores mueve del mundo.
  • Cuenta con, ni más ni menos, 275 kilómetros de carreteras y 960 kilómetros de vías, y por esa extensa red de carreteras salen y entran las mercancías a sus destinos.
  • Trabajan en el puerto de Amberes, en torno a 57200 personas.
  • Cuando hablamos del movimiento del puerto, hablamos de mover transporte internacional por “valor” de 178 toneladas.

QUÉ VER EN EL PUERTO DE AMBERES

Por si todo lo dicho no termina de animaros para acercaros a ver el puerto, vamos a intentar daros alguna idea más, ese “empujoncito” que todos necesitamos alguna vez.

Es fácil intuir que desde el puerto hay unas preciosas vistas del río Escalda. Podemos aprovechar la visita al puerto para visitar el Museo Marítimo Nacional. Hay visitas y servicios turísticos para quienes quieran una visita más guiada que los acerque más a la realidad del puerto y a sus entresijo (cuanto más se acerca uno a las entrañas, más cierra las manos y atrapa las realidades). No puede también servir de aliciente el recorrido por los túneles subterráneos. Entre ellos tiene todo el sentido mencionar en Túnel de Santa Ana. Este túnel del año 1933 nos permite cruzar de una orilla a la otra del río y además nos permite hacer el mismo recorrido que, antes que nosotros, hicieron tantas y tantas personas, pues la decoración sigue siendo la misma que tenía en el momento en el que se inauguró, incluso conserva la primitiva escalera mecánica de madera (es obviamente más lenta que las modernas pero si nos permitís el atrevimiento, es también infinitamente más entrañable). Son sobre 570 metros, más o menos, y se encuentra en la plaza Sint-Jansvliet.

Además de su esencia profesional, unido sin género de dudas al río Escalda, el puerto ha sabido ver más allá de ésta y aprendió a dar cobertura a las inquietudes de todos los que se acercan hasta él, por lo que en sus inmediaciones podremos descubrir y disfrutar de un gran número de bares, de restaurantes y también de comercios.

  UBICACIÓN

Zaha Hadidplein 1, 2030 Amberes

El Puerto de Amberes, en Bélgica, es un puerto situado en el corazón de Europa accesible a los barcos "tamaño cabo".