Place Flagey

Desde Buendía Tours no reivindicamos lo alternativo como forma de vida, o como prisma desde el que apreciar y valorar los viajes. No, ni mucho menos. Desde Buendía creemos en lo alternativo como un perfil de Bruselas que suma al resto de perfiles que la ciudad presenta. Valorar lo alternativo por encima de lo turístico, lo autóctono por lo encima de lo internacional o lo propio de manera superior a lo ajeno, es un juicio que ni podemos, ni queremos y que, sobre todo, no debemos iniciar. Y no debemos hacerlo principalmente porque ese juicio es probable que dejara un vencedor, pero también nos dejaría un perdedor, un injusto perdedor. Trabajamos por todas las caras de Bruselas, por acercaros, llevaros y colocaros entre las manos, siquiera un pedazo de cada uno de los rostros de ciudad, cada uno de los rostro vencedores de la ciudad. Bruselas es una y es muchas, es de pequeños rincones y de grandes espacios, de lo cotidiano y lo extraordinario y Bruselas es un ciudad que a veces se mira a través de los ojos de uno solo y otras veces se mira a través de los ojos del mundo. No tenemos que elegir, nadie nos lo pide porque nadie nos dijo que nos hiciera falta. Organicémonos y volvamos a casa no solo con la visita a Bruselas sino con la esencia de Bruselas.

PLACE FLAGEY

Ya tuvimos más ocasiones de ver que las plazas son los puntos de encuentro más característicos de los barrios. Son los huecos que perviven en el tiempo y que han ido acompañando diferentes maneras de vivir, de relacionarse e incluso de trabajar. La Place du Flagey es uno de los rincones secretos que os gusta recorrer de vez en cuando. Sobre todo porque es como si pudiéramos meter la población de la ciudad, en toda su diversidad, aquí.

Es una de las plazas más grandes de Bruselas y está en el barrio de Ixelles, en el cruce de varios sitios importantes: rue Lesbroussart, rue Vleurgat, Avenue de Gaulle, Avenida de las Espuelas de Oro....

Retrato de Eugène Flagey

Esta plaza recibió el nombre en un homenaje a Eugene Flagey, abogado, magistrado adjunto y alcalde de Ixelles entre 1936 y 1956.

Pero ubicar esta plaza quizá necesite más un tono romántico que geográfico sobre todo porque la plaza es el corazón de este pequeño mundo que respira y vive en Ixelles.Pasear por aquí es mezclarse y admirar tantas razas, tantas culturas, tantos estatus que no podemos evitar preguntarnos si realmente existe Bruselas fuera de esta plaza. Y aquí, en la plaza Flagey, mezclandolos con tantos y entre tantos, casi somos los dueños de una capital de Europa pues es como si lo tuviéramos todo ante nuestros ojos. Esto es más romántico que geográfico, ¿no?.

Al fin acabaron las obras que durante 7 años, ¡7 años!, llevaron a la plaza las vallas, la maquinaria más diversa y los ruidos propios de estos trabajos. Al retirarse todo esto, lo que nos quedó, fue una plaza rodeada de un inmenso banco de madera, una plaza de la que salen chorros de agua en viaje hacia el cielo y una plaza que tiene cabida para todo, pues todo lo admite: el mercadillo de los sábados y los domingos, las ferias, el fútbol playa, el circo, el cine de verano...

Esta plaza es secreta y emblemática al tiempo. Secreta porque Bruselas no la muestra a la primera, tal parece que la guardase para sí, no se empieza Bruselas por Flagey, pero si algún día acabáis Bruselas en Flagey, tened por seguro que habéis hecho un recorrido por toda la ciudad, y por todas las Bruselas. Y es emblemática porque es la plaza elegida en diversas ocasiones. No hace falta rememorar ni escudriñar en la memoria de vetustos libros para hablar de historia, la historia también se hace en el pasado m´sa cercano. Aquí tuvo lugar, por ejemplo, la que se bautizó en todos los medios de comunicación como la “revolución de las patatas”. Revolución en la que los estudiantes tomaron la plaza, paquete de patatas fritas en mano, para protestar por la crisis de gobierno y el vacío de poder en el que estuvo sumido la ciudad.

EDIFICIO FLAGEY

Edificio Flagey

Es muy difícil que algo o alguien consiga ser una referencia para una población sólo, sin ninguna ayuda. No es la Place du Flagey una excepción a esta consideración. En un costado de la plaza, de hecho, se levanta un edificio emblemático en la trayectoria belga del siglo XX. Es el edificio Flagey, un ejemplo de la arquitectura Art Deco de Bruselas y, en otras épocas, sede de la radio y de la televisión belga. En estos años 30 en que las ondas en territorio de Bélgica, partían de aquí, fue considerado uno de los edificios más modernos del mundo. Pero la modernidad terminó por tornarse antigüedad y tras el traslado, el edificio entró un sueño del que estuvo amenazado a no despertar. Sin embargo no fue así, y una segunda oportunidad trajo a la edificación una nueva vida, en este caso como centro cultural. Y como centro cultural aquí se suceden conciertos de música (no importa el estilo que hagan sonar), festivales de cine, proyecciones de películas.

La particular forma que podemos observar, le valió el sobrenombre de “el barco” y fue una obra de Joseph Doingre. La construcción del mismo se extendió entre los años 1930 y 1938.

Aquí se instala, por cierto, otra auténtica institución de Bruselas, el café Belga, del que hablaremos enseguida.

ESTANQUE DE IXELLES

Estanques de IxellesEn una de las esquinas de esta Place du Flagey, comienza este especial espacio de Bruselas, que se prolonga hasta la Abadía de la Cambre. Los guiños a los rincones verdes, y a la naturaleza, están presentes en varios puntos de esta ciudad. Es la manera que Bruselas tiene de negarse a verse morir enterrada en toneladas de hormigón. En estos lugares verdes vive y respira Bruselas y estos estanques son un cotizado lugar por su estampa y por la paz que emite.

Es un lugar colindante a la plaza ideal, por ejemplo, para degustar las famosos patatas fritas de Flagey. Desde sus orillas, mientras descansamos o paseamos, podemos ver los característicos edificios de Art Decó y Art Nouveau de finales del siglo XIX.

Si os preguntáis cómo pudieron formarse los lagos en esta parte de la ciudad, sabed que fue obra de las aguas del río Maelbeek.

Aunque os sintáis a gusto, en calma, en sintonía con la naturaleza, no os vayáis a llamar a engaño, los estanques que veis, tienen dueño, paseáis por terreno ajeno. Esto que veis.......es de los patos de la ciudad!!!. Estos patosos animales, pasean por sus riberas ajenos a la gente que viene y va, eso es lo que hace uno en sus dominios, incluso mantienen la propiedad cuando las temperaturas de Bruselas bajan y los estanques se congelan. Incluso en estos días los patos paseas por sus “aguas” congeladas, no sea que se vaya a olvidar quienes son los señores del terreno...

EL CAFÉ BELGA

Café Belga en la Place Flagey

Como ya tuvimos ocasión de comentaros, en el edificio Flagey podemos encontrarnos uno de los lugares más conocidos y valorados por los bruselenses: El Café Belga. Si estáis por la zona, no dejéis de descansar un rato aquí.

Aquí se da cita el más amplio muestrario de la diversidad de la ciudad: estudiantes, trabajadores, jubilados, las más variadas tribus urbanas....Tiene una terraza, una gran terraza de hecho, que se atreve incluso a desafiar las más bajas temperaturas en el invierno, y siempre sale vencedora!. Es un típico lugar bruselense de conversación, de reunión, de encuentro, que aprendió a diferenciar su presencia en la ciudad durante el día y durante la noche. Con las luces de la mañana y de la tarde es una apariencia amable, relajada....al caer la noche se viste para acompañar a la ciudad de manera bastante más bulliciosa que horas antes, es el momento de los conciertos, de los dj....Poco más se le puede pedir a un café. Pero hagámoslo, pidámosle más a ver que ocurre...¿comemos en El Belga?: ¡si!, claro que si. También tiene restaurante. Así el desayuno, el brunch o la comida pueden ser los momentos perfecto para mezclarnos con los bruselenses y sentirnos parte de esta ciudad que visitamos.

FRIT FLAGEY

Sería muy difícil y bastante curiosos hacer una relación de locales, establecimientos o lugares que den la espalda a las patatas fritas. A falta de hacer la mencionada relación casi nos atrevemos a decir que no sería una relación muy larga. Desde luego la Place du Flagey no figuraría en ella. Aquí hay patatas fritas!! unas de las más reconocidas de Bruselas. ¿cómo deciros de la ocasión que se abre delante vuestro?, simplemente recordad que las patatas fritas de la freiduría de la plaza, hay que probarlas!!. Hacerse un nombre en un país cuida tanto este tubérculo, no es fruto del azar, tienen que ser necesariamente buenas.

COMER EN FLAGEY

Las zonas siempre son conocidas por algún motivo, o por varios en algunos casos. Ya intentamos desgranar, un poco por encima, esta parte de la ciudad, pero para ser fieles al trazado que aquí dibujan no sólo su plaza sino también sus calles, debemos parar un momento para hacer referencia al ambiente que aquí hay. No en vano esta es una parte que empieza a ser lugar de referencia obligado para el ocio más genuino de Bruselas.

Nos gustaría dejaros una pequeña relación de lugares en los que quizá os resulte interesante o apetecible, deteneros a tomar fuerzas. La idea es, no solo poder indicaros algún nombre que os sea útil sino haceros, sobre todo, llegar la idea que en la zona de Flagey hay una gran variedad de locales y una oferta igual de variada. Además, como no podía ser de otra manera, el abanico culinario de Flagey, deja sentir la mezcla enriquecedora de culturas que aquí se dan cita. El resultado, como en la mayoría de las veces, es enriquecedor.

MUNCHY'S

Munchi'sLocal de tapas españolas y ambiente muy nuestro. Está en Chaussée d'Ixelles 37 y abre de martes a jueves de 16.00 a 00.00 y los viernes y los sábados de 16.00 a 02.00.
 

Si lo que os apetecen son hamburguesas y cartas en torno a ellas, entonces:

BLACK SHEEP

The Black SheepSe encuentra en Chaussée Boondael 8. Abre de miércoles a domingo a las 17.00 y cierra los miércoles y los jueves a la 01.00, los viernes y los sábados a las 03.00 y los domingos a las 00.00.
 

BURGER REPUBLIC

Burguer RepublicUbicado en Chaussée de Vleurgat 7. Abre todos los días de 12.00 a 14.30 (los sábados y los domingos hasta las 15.00) y de 18.45 a 22.00 de lunes a miércoles, hasta las 23.00 los jueves, los viernes y los sábados y hasta las 22.00 los domingos.
 

 

 

Por supuesto que la cocina asiática y el mundo oriental lograron acomodo en Flagey, así que si esta es vuestra comida, estáis de suerte:

WOK MINUTE

Wok MinuteRue de Verguies 37. Abre todos los días de 12.00 a 22.45 y hasta las 23.45 los sábados y los domingos.
 

TAKUMI

TakumiEn esta ocasión tenéis que dirigiros a Rue Lesbroussart 8. Sus puertas de abren de martes a domingos de 12.00 a 14.00 y de 18.30 a 22.00. Los martes sólo están abiertos en su horario de tarde.
 

La bandera verde y roja de Portugal también se arrió en estas calles, sus bacalaos, sus recetas de pulpo....todo esto y más en Bélgica:

CARAMULO

CaramuloRue de la Brasserie 132, de lunes a sábado en horario de 09.00 a 22.00.
 

PESSOA

PessoaChaussée de Boondael, 4. Bruselas.
 

¿Y cómo olvidar a la vieja Italia?, ¿cómo prescindir de sus deliciosos bocados en cualquier lugar del mundo en que nos encontremos?.:

MAMMA ROMA

Mamma RomaLas pizzas de este establecimiento están en Chaussée de Vleurgaat 5, de lunes a jueves de 12.00 a 22.15, los viernes y los sábados de 12.00 a 23.15 y los domingos de 12.00 a 22.15.
 

Si preferís las opciones vegetarianas, bien por gusto o porque de cualquier manera os pueda venir mejor, no será Flagey quien se oponga.

DOLMA

DolmaPara las fórmulas vegetarianas más especiales e igualmente deliciosas. Dolma está en Chaussée de Ixelles 329. Abre de lunes a sábados en horario de mañana y de tarde. El primero de 12.00 a 14.00 y el segundo de 19.00 a 21.30.
 

Para muestras de comida más local, más cercana al país en el que estamos nos podemos dirigir a varios locales, entre ellos:

LE PATIO

Le PatioCon su hermosa terraza a disposición de los usuarios. En este caso nuestros pasos deben dirigirse a la Avenue General de Gaulle, 3. Abre de martes (sólo en horario de tarde) a domingos de 12.00 a 14.30 y de 18.30 a 22.30.
 

LE FLEUR DU PAIN

Le Fleur Du PainOs permitirá probar unos panes artesanales que no vais a poder olvidar fácilmente. Aunque no sea un restaurante al uso, no podíamos dejar de indicaros este local, por lo delicioso de su pan, en cualquiera de sus variedades, por sus exquisitos dulces (las tartas de hojaldre con frutas no parecen de este reino) y sobre todo porque ofrece una alternativa de comida que como poco es un bocado de lo más suculento y ello pese a lo simple de su apariencia, son los famosos gratines unos panes rellenos y gratinados con queso que harán que recordeis Flagey durante muchísimo tiempo. Hay siete variedades diferentes así que va a ser muy complicado que no encontréis uno que os guste. Este es un punto genuino y propio de la ciudad de Bruselas. Está en la misma Place du Flagey, en el número 24 y abre de lunes a sábados de 07.00 a 19.00 y los domingos de 07.00 a 16.00.

UBICACIÓN DE LA PLACE FLAGEY

Place Eugène Flagey, 1050 Ixelles.

CÓMO LLEGAR A LA PLACE FLAGEY

  • Tranvía: 81 (antes de las 20h) y 83 (después de las 20 horas).
  • Autobús: 38, 59, 60 y 71.