La Plaza de los Curtidores, Brujas

La llamada Huidenvettersplein, la Plaza de los Curtidores, forma parte, dentro del conjunto medieval que es Brujas, de ese rincón que en la historia ocupan los antiguos gremios de oficios.

HISTORIA DE LA PLAZA DE LOS CURTIDORES Y DE LOS GREMIOS

En una Brujas floreciente, próspera y rica, los artesanos y comerciantes de la época ven la necesidad de asociarse para proteger y defender sus intereses comerciales, y para obtener seguridad. Pero no queda limitada su función a esta protección y a esta seguridad, sino que llevan a cabo una importante función social y artística en las ciudades. Del paso de estos gremios por la ciudad de Brujas queda huella no sólo en la Plaza de los Curtidores, sino en numerosos edificios y en multitud de construcciones: las casas gremiales de la Grote Mark, la estatua de Jan Breydel y Pieter de Connick (héroes locales, líderes de una revuelta de los gremios contra el rey francés), las casas sociales que construyeron los burgueses ricos de los gremios, las Godshuiten o casas de Dios, para ancianos pobres y viudas…..todo esto nos hace ver la importancia que los gremios tuvieron en la época medieval y la fuerza que llegaron a adquirir, pues estos artesanos y comerciantes se pusieron al frente de una nueva manera de vivir que trajo a la ciudad de Brujas sus años más pujantes, conviertiéndola en enclave y centro del mundo.

UNA JOYA DE PLAZA EN BRUJAS

Que sea más pequeña que otras de las plazas con las que cuenta la ciudad, no le resta encanto. La plaza de los curtidores es una plaza peculiar, distinta, casi habría quien diría que es más patio que plaza, de hecho en su origen la plaza tenía puertas.

Plaza de los Curtidores

En esta plaza es donde los curtidores ejercían su profesión. Los curtidores (huidenvetters, que quiere decir “engrasador de piel”) eran quienes convertían en cuero la piel putrescible. Para ello se afanaban en un proceso interminable. Prácticamente a su lado, se levanta el Vismarkt, el mercado de pescado, que a día de hoy aún abre sus puestos todas las mañanas de martes a sábados. Ambas plazas están más relacionadas de los que sus oficios pueden sugerir, no es fácil buscar que pueden tener en común un curtidor con un pescadero, pero al estar tan próximas si bien en el Vismarkt se vendía el pescado para las clases pudientes de la ciudad, era en la plaza de los curtidores donde se vendía el pescado para las clases más humildes. Además es el olor del proceso de encurtido unido al olor del pescado lo que hace que a los curtidores se les traslade de sitio al formarse una atmósfera de fuertes (y desagradables) olores.

La plaza está formada por un conjunto de edificios antiguos entre los que cabe destacar la Casa de los Curtidores construida entre 1630 y 1664 con fachada de 1716. El escudo de los curtidores aún se mantiene en pie, lo sostienen los dos leones de la columna que está en su centro. En este punto vuelve a surgir la estrecha relación entre las dos plazas, pues se cuenta, que al lado de esta columna había otra columna y entre ambas se colocaba la balanza para pesar el pescado.

Pero junto a este aire medieval esta plaza esta recorrida por un aire bohemio que nuevamente la hace interesante y peculiar. Y es que en ella se reúnen pintores, que realizan y venden sus trabajos, dándole a esta placita un arte en vivo que convive con el rastro del desaparecido gremio de los curtidores.

RESTAURANTES Y TERRAZAS EN LA PLAZA DE LOS CURTIDORES

Además de la visita a la plaza y de ver y conocer donde trabajaban los curtidores y además de algún que otro curioso detalle, esta plaza nos ofrece una buena opción para un descanso y para reponer fuerzas durante nuestro día en Brujas. Y es que, en esta plaza de los curtidores hay un buen número de terrazas en las que bien podremos tomar una cerveza, o bien podremos comer.

Si nos decantamos por la segunda opción, sabed dos cosas importantes: en Brujas el horario de comida es de 12.00 a 14.00 (la cena será de 20.00 a 21.30), por lo que las cocinas de muchos restaurantes a las dos de la tarde ya están cerradas. Otra cosa a tener en cuenta es que en estos restaurantes hay que sentarse a comer, es decir, no hay comida rápida, no son sitios como los típicos puestos de patatas fritas o pizza….. Si os sentáis podréis disfrutar de comida típica y regional: los famosísimos mejillones, muchos platos de pescado, estofados, cordero….

UBICACIÓN DE LA PLAZA DE LOS CURTIDORES

Huidenvettersplein, 8000 Brujas, Bélgica.

Durante la visita a Brujas, uno de los puntos en los que pararemos será el Muelle del Rosario (Rozenhoedkaal), es uno de sus lugares más emblemáticos y en los que seguro haremos varias fotografías, pues es una estampa que refleja por sí sola la esencia medieval de Brujas. Hechas las fotografías, a la derecha según miramos el canal, encontraremos la entrada a esta pequeña plaza, la Plaza de los Curtidores. Es un sitio céntrico que se localiza detrás del Ayuntamiento y de la plaza del Burg.

CÓMO LLEGAR

La forma más sencilla para llegar a la Plaza de los Curtidores de Brujas es siguiendo el camino que hemos propuesto a lo largo de los otros monumentos de Brujas mencionados en esta página web. Así desde el Museo Groeninge llegaremos al canal Dijver y giraremos a la derecha caminando bajo un paseo bajo la sombra de los árboles para llegar, a unos 300 metros hasta donde el canal hace un recodo hacia la izquierda, es entonces cuando tomaremos la primera salida a la izquierda intentando seguir el canal sin verlo. Entraremos ahí en la plaza y veremos una columna en su centro y restaurantes en uno de sus lados, se trata de la Plaza de los Curtidores.

LUGARES CERCANOS