La casa de España en Brujas

La lana merina. Durante siglos, la lana merina une a España y a Flandes. Muchos fueron los barcos con cargamento de lana que atracaron, gracias a la salida al mar que tenía Brujas, en esta ciudad, para así descargar la lana que sería tratada en los talleres flamencos.

BRUJAS Y LOS COMERCIANTES ESPAÑOLES

Así Brujas se convierte para los comerciantes españoles del momento, no sólo en una plaza con la que comercializar, sino en una plaza en la que asentarse. Son muchos los españoles que vienen a Brujas, por varios motivos: por ejemplo aprovechando la bonanza existente, no son pocos los españoles que vienen a la ciudad huyendo de las largas manos de la Inquisición Española.

Y como suele ser habitual, estas migraciones dejan huellas en las ciudades. En Brujas, son muchas las referencias a los españoles: en la fachada del Ayuntamiento varias de las estatuas son de personajes españoles; Luis Vives, tiene un monumento cerca de la Iglesia de Nuestra Señora; las calles de Brujas también recuerdan esta unión, tenemos así la “Spanjaardstraat” ( la calle de los españoles), la “Boskajerplaats” (la plaza de los vizcaínos)….

BRUJAS, UNA CIUDAD ADINERADA

Sello de Juana de Navarra

Este comercio textil, convirtió a Brujas en una ciudad muy rica, mucho. Se decía que tan rica era, que Juana de Navarra, esposa del rey francés Felipe el Justo dijo de ella: “Pensé que sólo yo era reina, pero veo que aquí tengo 600 rivales”. Y en Brujas, como en todas partes, con el dinero pasa algo semejante a lo que pasa con el amor…..que se nota. Así de esta época de esplendor queda reflejo en numerosos edificios , tanto religiosos, como palacios y mansiones. Muchas de las casas más opulentas de la ciudad fueron levantadas por comerciantes aquí afincados. Si nos fijamos, las propias casas nos cuentan la situación de sus primeros dueños, los escalones que se ven en el techo, no responde a una moda arquitectónica a seguir, sino a un estatus económico a mostrar: cuantos más escalones, más poder.

Una de estas casas, es la casa de España, la casa de Pérez de Malvenda y como no podía ser de otra manera en Brujas, es esta una casa con su propia historia, una historia en el pasado y también una historia en el presente.

CASA PEREZ DE MALVENDA: HISTORIA DE AYER

Uno de los barcos que zarpo de España, trajo a Brujas a un comerciante de Burgos llamado Diego de Malvenda. Diego, tuvo varios hijos, uno de ellos, Juan, ocupó importantes cargos públicos en la ciudad (de hecho fue el primer concejal municipal español de Brujas) y además formó parte prácticamente toda su vida de la cofradía de la Santa Sangre. Esta claro, que no todo iba a ser prosperidad y abundancia, los conflictos religiosos reclaman su sitio en la historia y Brujas iba a ser el escenario elegido. Todo lo que suena a reliquia, está pegado a la leyenda y toda leyenda camina no muy lejos de la historia…..en aquellos días de disturbios religiosos, en su momento álgido, se ordena la entrega de todos los tesoros eclesiásticos a los Ayuntamientos. Pérez de Malvenda “rescata” la reliquia de la hermandad, la mete en una caja y la entierra en el jardín de su casa. Años más tarde, cuando adquiere la mansión que hoy vemos y se traslada aquí, trae consigo la reliquia y, cuenta la tradición, la mete a través de una pequeña puerta que da sobre el canal y que aún se puede ver. Restituida la normalidad, la reliquia es devuelta a la hermandad y se devuelve con una solemne procesión que arranca precisamente en esta casa.

¿DONDE ESTA LA CASA DE ESPAÑA?

Wollestraat 43, 8000 Brujas. Bélgica.

La casa de España ya la divisaremos desde el Muelle del Rosario. Desde aquí llegaremos a un puente que tiene en uno de sus laterales la estatua de San Juan de Nepomuceno, estatua que por cierto da nombre al puente. Al otro lado del puente, donde empieza la calle Wollestraat, a la derecha, en la esquina, esta la Casa de España. Ya que estamos en este contexto histórico sabed que el Santo que da nombre al puente fue arzobispo de Praga, confesor de Sofía de Bavaria, y precisamente por no romper el secreto de confesión de esta reina, sufrió martirio: fue arrojado al río Moldava.

LA CASA ARQUITECTONICAMENTE

La casa es una imponente mansión gótica del siglo XV, es una auténtica residencia señorial del gótico tardío. Una vivienda imponente de varias alturas que a día de hoy está restaurada en su totalidad en estilo neogótico. A pesar de que hace siglos que la llamada Casa de España no es propiedad de la familia Pérez de Malvenda, en el año 1616 pasa a manos de otra familia, aún en la fachada de la casa, a la altura del pretil del puente, hay una inscripción que, el letras góticas, hace referencia a la familia Pérez de Malvenda. En la casa también podemos leer una placa conmemorativa a Guido Gezelle.

Hoy es posible ver la casa, entrar, disfrutar incluso del patio, de su fabulosa terraza hacia las aguas del canal, pues a día de hoy, la histórica casa “Pérez de Malvenda”, es uno de los negocios más grandes de Brujas, “2BE”. Arquitectura antigua y arquitectura moderna a la vera de los maravillosos canales de Brujas.

CASA PEREZ DE MALVENDA, UNA CERVECERIA EN BRUJAS

Muro de la Cerveza

Una vez que esta casa, muestra de la antigüedad aún viva de Brujas, pasa a ser este negocio, su historia continúa escribiéndose, si bien es cierto que se escribe en renglones diferentes a los de otros años. La tienda, la casa, pasa a ser famosa ahora por una pared donde se exhiben más de 1000 cervezas, cada una de ellas con su vaso correspondiente. La sección cervecera está en el sótano de la casa, con todas las cervezas clasificadas según sus ingredientes y según el nivel o el gusto que tengamos por la cerveza: así encontraremos cervezas para apasionados (frikis sería más literal) de las cervezas, para los conocedores….. En esta tienda también podremos comprar chocolates, gofres, souvenirs de Los Pitufos, de Tintín, también de Maggritte que es un importante pintor surrealista. Pero si no solo tenemos intención de hacer compras, una de las mejores cosas de Brujas….son los descansos!!!!, aquí podremos tomar una cerveza en su bar, que no tiene una selección tan amplia como la tienda, pero que es interesante igualmente. No es necesario pasar por la tienda para ir al bar o viceversa, aunque siempre es aconsejable ver lo más que podamos. Si el tiempo lo permite, y en este sentido centrémonos en que no llueva, no os quedéis dentro del bar, salid a su terraza. Esta terraza es de la antigua casa de Pérez de Malvenda y nos ofrece una vista magnífica de los canales de Brujas.

Sin duda, Brujas ofrece una multitud de posibilidades para recorrerla: en bicicleta, en sus famosas lanchas por los canales…..pero si que es cierto que poder verla a pie, recorrer sus calles, aventurarse por sus callejuelas….nos van a permitir encontrarnos con rincones como esta casa, nos va a permitir disfrutar aún de sitios como esta casa. Así que, si podéis, recorred Brujas, andad por ella y regalaros sitios como la casa “Pérez de Malvenda”, por su entorno, por sus vistas y, cómo no!, por su cerveza. Momentos así harán de vuestra estancia en Brujas algo especial y único y, hacednos caso……querréis volver!!!!!