Grote Markt

Si la Plaza Burg es la cuna de la ciudad de Brujas, su centro político y religioso, sin duda alguna la Plaza Mayor de Brujas, Gran Mercado o Grote Markt es el corazón de la ciudad, el punto de encuentro tanto de los habitantes de la ciudad como de los turistas, donde se cruzan sin prestarse demasiada atención los unos a los otros.

LA PLAZA

Al igual que siempre se ha dicho que "todos los caminos conducen a Roma", se podría decir que la ciudad de Brujas es como una maqueta del Imperio Romano, donde sus callejuelas se entrelazan como una telaraña para desembocar directa o indirectamente en el Grote Markt de Brujas. Es el "foro" de la ciudad, su principal punto de encuentro, tanto para ciudadanos como visitantes, lugar donde cada miércoles de 9h. a 13h. tiene lugar un mercadillo, al igual que en invierno es el sitio donde se instala una pista de patinaje y los puestos navideños, o conciertos y otros eventos repartidos a lo largo de todo el año.

Pero la utilización de la plaza como mercado no es algo reciente, nada más y nada menos que desde el siglo X ya se celebraba en Grote Markt el mercado más importante de Brujas y de la región.

Al entrar en la plaza llamará la atención sus dimensiones que contrastan con las de las estrechas calles abarrotadas que desembocan en ella. Lo más probable es que lleguemos al Grote Markt desde la Plaza Burg a través de la calle Breidelstraat por lo que no nos percatemos que estamos caminando junto a una torre de 83 metros de altura. Sólo al adentrarnos más en la plaza y darnos la vuelta seremos conscientes de la altura de la torre Belfort o campanario de Brujas.

Probablemente, cuando veamos la torre estaremos haciéndolo desde el centro de la plaza, delante de una escultura de 1887 que representa a dos hombres portando una bandera y una espada. Se trata de los dos héroes de la ciudad, Pieter de Coninck y Jan Breydel, que lucharon contra los franceses en 1302 para asegurar la libertad e independencia de Brujas y Flandes. Estos dirigentes gremiales encabezaban las tropas flamencas en la conocida como "Batalla de las Espuelas de Oro" contra el rey Felipe IV de Francia, con ansias de aumentar la superficie de su reino.

Las rebeliones de Brujas fueron numerosas a lo largo de la historia de la ciudad, como en la que los brujenses apresaron a Maximiliano I de Austria, padre de Felipe el Hermoso, por subir los impuestos a los ciudadanos de Brujas. Durante estas revueltas le encarcelaron en la casa Craenenburg, en el lado suroeste de la plaza, desde cuyas ventanas tuvo que presenciar como decapitaban a su fiel amigo y gobernador de Brujas entonces, Pieter Lanchals. Actualmente, la casa Craenenburg es uno de los restaurantes más frecuentados por los turistas.

En el lado noroeste de la plaza justo enfrente del campanario de Brujas, podemos ver una serie de casas de colores con tejados a dos aguas. Se trata de casas gremiales del siglo XVII convertidas actualmente en cafés y restaurantes.

Consejo Provincial de Brujas

Si miramos hacia estas casas de diferentes colores y a continuación miramos a la derecha, veremos un gran edificio de estilo neogótico, construido en 1887. Es el Consejo Provincial, donde antiguamente vivía el gobernador de la provincia, máximo representante del rey en la región. Actualmente, el edificio acoge el Juzgado Provincial de Flandes Occidental.

TORRE BELFORT

En términos generales, la torre Belfort o torre campanario de una ciudad flamenca es la representación física del poder e independencia de dicha ciudad. En esta torre se custodiaban los documentos que plasmaban determinados privilegios de la comunidad. A su vez, tenía una doble funcionalidad, desde lo alto de estas torres se podía vigilar tanto a lo lejos, por si se producirse alguna invasión, como a la propia ciudad, pudiendo observar dónde se producía un incendio. En cualquiera de los casos las campanas en lo alto de la torre eran las que daban la alarma en caso de emergencia, o igualmente sonaban para anunciar las horas, el inicio y el final de la jornada laboral, o en momentos célebres, como en el caso de Brujas, la procesión de la Santa Sangre.

La torre campanario de Brujas, o Belfort en neerlandés, no es una excepción, en ella se custodiaban los manuscritos en los que se garantizaba las libertades adquiridas por la ciudad tras la victoria en la Batalla de las Espuelas de Oro.

Cuando observamos la torre Belfort podremos diferenciar perfectamente tres partes distintas. La primera iría desde la base del edificio hasta el primer tercio de la altura total de la torre, donde en cada esquina de la misma podremos divisar unos pequeños torreones. Esta parte del edificio es la más antigua, construida en el siglo XIII. La parte intermedia de la torre data del siglo XIV; es aquí donde se encuentra la campana más importante, la campana de la Victoria, que sólo suena en contadas ocasiones, como cuando tiene lugar la procesión de la Santa Sangre o ¡cuando el equipo de fútbol de Brujas gana la Liga! La parte superior, de planta octogonal, resguarda las 47 campañas del carillón.

Este carillón se compone de un gran tambor cilíndrico que acciona el juego de campañas en las horas en punto y cada cuarto de hora suena una melodía diferente en el campanario. Este juego de campanas se desconecta entre las 21h. y las 7h. para respetar el descanso de los habitantes de Brujas.

Se puede subir a lo alto de la torre, sólo si uno se atreve a subir los 366 escalones de la escalera de caracol, el esfuerzo se verá más que recompensado al alcanzar lo alto del campanario, llegando a divisar el mar que se encuentra a unos 12 km., siempre y cuando el tiempo lo permita. Además, casi a mitad de la subida podremos ver la campana de la Victoria de 5200 kg. de peso.

La torre Belfort se ubica sobre el antiguo edificio del mercado de la carne y de los paños, donde podremos ver exposiciones de la misma temática.

Para acceder a la torre, podremos hacerlo a lo largo de todo el año menos el 1 de enero, el 25 de diciembre y el día de la procesión de la Santa Sangre, que coincide con el día de la Ascensión. El horario de visita será entre las 9:30 y las 17:00, pudiendo comprar la entrada hasta las 16:15.

La entrada cuesta 8€ la entrada normal, ó 6€ para mayores de 65 años y para jóvenes de entre 6 a 25 años. Los niños de hasta 5 años entrarán de forma gratuita.

UBICACIÓN

Markt, 8000, Brujas, Bélgica.

CÓMO LLEGAR

Si se quiere ir a la plaza del Grote Markt, lo más probable es que se llegue por dos caminos concretos. Por un lado, si seguís el camino que proponemos a lo largo de los diferentes monumentos de Brujas, entonces llegaréis desde la Plaza Burg a través de la calle Breidelstraat, pasando por delante del edificio barroco de la Probostía y entrando al Grote Markt entre la torre Belfort y el edificio ocupado actualmente por la oficina de correo belga.

La otra opción, si vais en coche, sería aparcar en el parking de la plaza Zand y continuar caminando unos diez minutos por la calle Zuidzandstraat, la calle que sale por el lado Este de la plaza en dirección al centro de la ciudad. Por esta calle podremos ver los escaparates de numerosas tiendas, restaurantes económicos y de camino a la plaza del Grote Markt pasaremos junto a la Catedral de San Salvador de Brujas.

LUGARES CERCANOS

  • Plaza Burg (100 m).
  • Jan van Eyckplein (275 m).
  • Catedral de San Salvador (350 m).
  • Museo Groeninge (375 m).
  • Museo Gruuthuse (425 m).
  • Plaza Zand (500 m).