El encaje de Brujas

Otra de las cosas por la que es famosa Brujas es por sus encajes. La tradición se remonta a la época en que Brujas era el centro comercial de los Países Bajos. Hay muchos comercios que se dedican a la venta del encaje y aunque en su mayoría se trate de encajes hechos en China, similares a los que podemos encontrar en cualquier ciudad, hay alguna tienda en la que podemos encontrar los encajes belgas tradicionales. A  pesar de que los precios son mucho más altos,  la calidad no es comparable.

A mediados del S.XIX Brujas era la ciudad más pobre de Bélgica. Dependía de la manufactura textil que se hacía en las casas y no podía competir con las ciudades industrializadas. En 1850 proporcionaba empleo regular y salarios miserables a más de 10.000 personas, un cuarto de la población, principalmente mujeres y jóvenes. Trabajaban 12 horas y a pesar de eso tenían que recurrir a la prostitución para poder sobrevivir.

 Muestra de la tradición, es  el centro de encaje de Brujas, Kantcentrum, que posee una escuela para iniciar a los artesanos que lo deseen. El centro está abierto al público, y puede visitarse como una parada más en tu ruta. Además si te desvías de las calles más transitadas, es posible que puedas encontrarte con una encajera trabajando en la puerta de su casa.

Buendía Tours | Visitas Guiadas en Alemania, Bélgica y Holanda.

Aviso legal y Protección de datos

Diseño páginas web: www.rpimagen.com

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto